domingo, 30 de mayo de 2010

HOMBRE-NIÑO (octava real)

Hombre-niño ladrón de las quimeras
en siempre inquebrantable desacato.
Elogio a la locura sin barreras,
mi cruce de los cielos, un conato
de ver sus amapolas agoreras.
La montaña abrigó su anonimato,
simula en cauteloso desaliño
exhibiéndose hombre, siendo niño


mariaValente

1 comentario: