lunes, 12 de octubre de 2009




COMPAÑERO
(a mi profesor del Taller Literario "Metáforas" Ricard Monforte i Vidal – Barcelona 7/8/09 q.e.p.d.)

No hablaré de tu partida
-sinrazón descomunal-
como aciago vendaval.
Sí de la ausencia transida,
por la verdad aprendida
de tu musa silenciada.
Sueña tu ilusión segada,
entre tus dedos reposa
"
el polvo de mariposa
que deja la luz usada
".


mariaValente

domingo, 4 de octubre de 2009



VERSOS MUERTOS

Estrofas de facundia vana,
sepulcro de cristal su olvido.
De aquel amor envejecido,
morriña de tierra lejana.

Al papel la pluma profana
versos de poeta transido,
estrofas de facundia vana.
Sepulcro de cristal su olvido.

En onírica filigrana
convierte el canto en un aullido.
La cruz del beso aborrecido
en la memoria se desgrana.
De aquel amor envejecido,
morriña de tierra lejana

ELLA

Decías dulcemente y junto con la brisa
enredabas tus manos a mi mano serena.
Remembranza sutil en la noche sin prisa.

Inquietud en tu ayer al repetir la escena,
sacio ya de nostalgia. Con mi luna, sin luz,
ambicioné eclipsar la razón de tu pena.

Marcador de distancias entre Ella y mi cruz:
supo darte, feraz, yema de tu simiente,
perpetuando su imagen en eterno trasluz.

Imposible emular hecho tan concluyente,
no fui la tierra fértil tan ansiada por ti.
Jurabas no tener ese sueño ferviente,
y en piadosa ficción vivías junto a mí.


EL ÚLTIMO ESCALON


Escarnio fatal, último arrebato
de mi amor demente, feraz le ofrecía.
Oprobio feroz, sueño acribillado
por los besos falsos y una boca impía.
Meretriz mendiga, absurdo llamado
pidiendo perdón. Sacra letanía.
Sangre congelada, honor destrozado,
sinrazón mortal loca descendía.
Ultimo escalón donde me debato.


mariaValente

jueves, 13 de agosto de 2009

"Lilium" Acuarela de Patricia Beatriz Salatino


UNA HISTORIA DE AMOR

Mis ansias pretendían...
andar senderos de verbenas

(olvidando los espinos)
trepar la montaña desafiante
(sin ver lo profundo del abismo)
desvelar mis ojos numerando estrellas
(negando la existencia de la niebla).

Cuando llegó el instante,
desgarré mi piel entre la zarza

(no era el tiempo de las flores)
padecí el vértigo al vacío
(sin tu brazo de cayado)
encogí el alma amedrentada
(al aullido de la noche tenebrosa).

Después de aquello,
ya no creo en los caminos de amapolas

(tu imaginario trazado prometido)
detrás de la cima, siempre esta el barranco
(un peñasco lejano me acobarda)
las estrellas más brillantes también mueren
(un absurdo querer inventariarlas).

Seguramente mañana podría
andar los caminos, amar tus montañas,
contar las estrellas,
tal vez... si de nuevo, como antes,
mi nombre pronunciaras.


Maria Valente

viernes, 10 de julio de 2009

Ciudad de Buenos Aires desde mi balcón
TECHO.

Un cielo gris, sin filtraciones,
pone techo a esta ciudad mía.
Acorralada sin paz,
las ventanas sin cerrar,
deseo tocar el temporal cercano.
De pronto la vertical del rayo,
con un grito visceral
(tan antiguo como el Génesis)
desgarra en tajos la piel del cielo.
...............
Brota la luz,
el llanto moja mis pies desnudos,
agranda el silencio
un dolor sin palabras.
.............

maria Valente

MI PRIMER LLANTO


Su piel acarició dulce mi llanto,
lágrimas primigenias por el goce;
encubre mi discurso con un manto
de abril, la profecía de su roce.

El beso de una boca astuta y saga
recorre un laberinto meridiano;
pupila ciega al sesgo de la daga
astuta del amante neroniano.

Limosna del amor en tu mentira,
cauterio vil de antiguos sinsabores.
Erótico el engaño cruel conspira,
aplaza la conciencia sus pudores.

Hartura. Por la boca de un perjuro,
la causa torturante de mis ojos.
No sueñes el descanso, en el futuro
verás sobre tu lecho mi despojos.


maria Valente

jueves, 9 de julio de 2009


NAUTA PERDIDA (Cobla Catalana)


Senderos de sibilas amapolas
aturden sin respiro mi cordura.
Su mayo, mes de génesis, de amores,
mi otoño convertido en primavera.
Encadenada al mástil de la nave,
me envuelve de las sílfides el canto.
Es el momento de soltar los nudos,
voy dispuesta al desastre por el gozo.

Al fin, acariciar las amapolas
soñadas en mis tramos de cordura.
No sufro por exánimes amores
y me rindo a su altiva primavera.
Mi tozudez encallará la nave
en el torpe arrecife de su canto.
Medrosa, desasiendo voy los nudos,
detrás del fatuo delirio del gozo.

Rocío tan salobre de amapolas,
vergüenza por la apática cordura,
a sus pies arrojasteis mis amores,
hipérbaton de otoño y primavera.
Rendida, mi consuelo está en la nave,
con el embaucador runrún del canto.
¡Inútil artimaña de los nudos!
Patética estulticia por el gozo.

Persiste en tu linaje de amapolas.
Déjame con mi resto de cordura.
Construyo un cenotafio a mis amores,
allí sepultaré mi primavera.
Acudió a tu doblez mi incauta nave,
presa en el laberinto de tu canto;
hendiste sueños, birlador de nudos.
Vomito la memoria de aquel gozo.

maria Valente

MONOTONÍA

Cuartilla herida por la pluma febril,
mendiga el vocablo esquivo,
del sentimiento grafía falaz.
Atosiga los versos tu nombre,
notable legatario de Atila,
jinete de mi aflicción.

Vandálico invasor de mi sosiego,
devastador de ilusiones,
calcinó musas tu estela feroz.
Sólo me resta la subyacente
pertinacia del poeta sin numen.
Monótona clonación.


maria Valente


MALDICIÓN.

En horas de júbilo,
escucharás mi risa;
si gimes,
beberás mi llanto.

Seré maleza en tu jardín,
nieve en tu portal,
tu insolente primavera
quedará sin sol.

Los leños no arderán,
tornará en huracán la brisa.
Un amor desolado
agobiará tu espíritu.

Sutil anatema,
merecido escarmiento
para tu puño que hiere
con daga de raso.

maria Valente
Van Gogh


LA MUERTE DE UN POETA

Fracaso con abrupta certidumbre,
expuesto sin medida ni temores,
demuele sin piedad en sus albores
delirios del poeta sin relumbre.

Aflicción primitiva, en la costumbre,
creer en la mesura de cuestores,
prosaicos y vulgares detractores
del soplo de juglar sin fama y cumbre.

Denigran el esfuerzo sin tapujo,
en pos de resolver su poderío
sepultan al poeta en el hastío.
Explotan de la crítica el influjo.

Sudario de la musa, su rebujo.
Encubre con pesar su desvarío,
compone su postrer poema umbrío.
Retales del bufón vuelto cartujo.

maría Valente

LA CULPA (Sextina)

Manojos de ternuras y de besos
llegaron a mi alcoba aquella noche.
Pasión de un apetito febril, libre,
enciende la resina de mi alma.
Las gotas más salobres de mis ojos,
rompieron las cadenas de la culpa.

Disfrute de la piel, falto de culpa,
delicia con la flama de los besos.
De júbilo se visten ya los ojos,
rivales luminosas de la noche,
esencia de jazmín exuda el alma,
descubre la conquista de ser libre.

La anuencia del amor me torna libre,
ignoro los sermones de la culpa,
promiscuas reprimendas desde el alma
y acallo mis escrúpulos con besos.
Encubre lenidades la fiel noche,
impío amanecer verán mis ojos.

El alba, vil sicario, abre mis ojos;
el lecho, de caricias queda libre
en sórdida patraña con la noche.
Resurgen los grilletes de la culpa,
augustos vigilantes de mis besos.
Martirio tan feroz, desviste el alma.

Lamento visceral estruja el alma,
las gotas primigenias de mis ojos,
sufrientes, se quedaron en tus besos,
sin lágrimas cual ave, ya soy libre.
Rebroto los fervores sin la culpa,
ardiente Mesalina de la noche.

En pérfida mixtura con la noche,
consagro sin prejuicios toda el alma,
destruyo los estigmas de la culpa.
Deleite en el fulgor de nuevos ojos,
de hallar sinfín de amores yo soy libre.
Tallados en mi piel sufro tus besos.

Soy libre prisionera de tus besos,
mi alma se atosiga por la culpa
Es noche interminable sin tus ojos.

maria Valente

INDIO AMERICANO

Soberano con mitra de flor de Amancay,
tez de bronce, bruñida por gélidos soles
de la codiciada tierra Americana.
Te oprime la angustia del presagio:
un futuro de resignadas horas.
¡Aquel oráculo certero!

Axiomático patrón del Nuevo Continente,
las arteras y níveas zarpas de los invasores
con acero silenciaron tu garganta.
En el nombre de un Padre y un Hijo,
sobre tus muertos cimentaron altares.
Genocidio por orden Divina.

Sabios Mayas, Aztecas poderosos,
refinados Incas o mansos Mapuches
en el "
Canto General Nerudiano".
Ignaro, el intruso no adjetiva,
los iguala con el exterminio.
Encovado en los Andes, hoy lames tus llagas.

maria Valente
Picasso

HOMBRE RÉPROBO (Cavatina)

I
Ilusiones prisioneras
por el miedo a la locura,
lémures de la cordura
hostigan las horas hueras
con esperanzas austeras,
fruto de la autocensura.

II

El Hombre indigno del Ángel
es ciego de primaveras
condenado a la amargura,
sin gozar de la aventura
y quemarse en las hogueras
de pasiones placenteras.
Así hasta la sepultura.


maria Valente
HAIKU

Una de las formas mas bellas de la literatura japonesa.
Un Haiku (o Hai Kai) es un poema breve de 17 sílabas en 3 versos (5-7-5), sin título ni rima.
Hai Kai es simplemente lo que esta sucediendo en este lugar en este momento.
Me permito hacer algunos Haiku, con todo respeto a la maravillosa cultura japonesa.


1

ocaso rojo
empujando estrellas
baño de luna


2

noche de luna
aroma de magnolias
¡ya primavera!


3

enamorarme
bebiendo de tu boca
toda mi vida


4

arena blanca
bajo los pies desnudos
sueño de paz

5

mar misterioso
son tus verdes pupilas
coral tu alma

maria Valente

ENVITE

La vida canta su reto,
si das oídos devora
y se muere quien lo ignora.
Ángel y demonio en dueto.

maria Valente

EN(mis)SUEÑOS

“Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.”
.........................................................(La Vida es Sueño - Calderón ).

Loca fantasía de soñar
subterfugio sempiterno,
cayado de la angustia
en busca de sosiego.

Calles con extraño sortilegio,
bullicio de críos con palomas
susurrante aroma del follaje,
semblantes sin sombras.

Alucinantes oníricas figuras,
febril espectáculo de goce.
La aurora interrumpió el hechizo,
nueva visión, sombría y triste.

Risas mudadas en llantos,
niños mendigos, aullar del viento
árboles descuajados, palomas inertes.
Empeño en prolongar el júbilo.

El rayo ahogó el grito,
abandono en la inclemencia,
eterna noche del horror.
Ojos ciegos buscando la quimera.

Comprendí entonces que no soñaba.


maria Valente

MI MORADA

Mi morada es un hueco en el abismo,
donde el sol tortura con su ausencia,
pretorio de escogido vía crucis.

Flagelo de amar siempre de hinojos,
impía penitencia incomprensible,
asestada a la existencia aletargada.

Ronda la oquedad del sádico refugio
la promesa de un extático nirvana,
revelada en apócrifos mensajes.

Sumida en un túnel de silencios,
en la búsqueda tenaz de una quimera,
cilicio la memoria de no ser
.


maria Valente

lunes, 6 de julio de 2009

EL CRISTO NACERÁ

En alveolo fecundo sueñas,
sabio y paciente,
la exégesis bíblica cumplir.

Sonríe en el humilde pesebre,
disfruta del abrazo de tu madre,
regocíjate con el incienso y la mirra.

Serás infinitamente humano,
ornarán tu frente rosas de bronce,
vestirás manto de arcilla.

De olivo será la anunciada cruz,
resistirás del hombre la estocada
y manará dulce sangre de tu herida.

En cáliz lujoso se beberá,
y alborozados "In Nomine Jesus Christus",
otras sangres se derramarán.

maria Valente

DESQUITE

Recién conocí el olvido
en el umbrío rincón de tu abandono.
Ciega por espejismos de distancia,
buscarte fue artilugio,
hallarte, una condena.

Diamantina gratitud a tu desdén,
ya no peno tu satírico alegato,
nunca mas tus enfados y delirios.
Un manto de apatía me arrebuja,
deleite en el sosiego por amnesia.
maria Valente
DESPOJOS
“...mariposa que al volar
me dejó sobre la boca
un salado gusto a mar...”
(tango)


Salí a buscarte,
fui mariposa de la luz,
Ícaro sin tregua
quemé mis alas
y aquí yacen mis despojos.
No quiero que tu mano,
compasiva, los recoja.
No quiero que, triunfante,
les ofrezcas sepultura.
maria Valente


DE AMANTES Y DE SABIOS...


Un dolor irreverente
(Como todos los dolores)
se apodera del alma,
se instala sin permiso
(Como todos los dolores).

-Metástasis- murmuran los amantes.

El alma silenciosa
(Como todas las almas)
cede espacio sin quejarse
y agoniza sin remedio
(Como todas las almas).

-Extirpar- prescriben los que saben.

maria Valente
COPULA DE PLUMA Y PAPEL
"¿y mi vida? Dime, mi vida, ¿qué es, si no eres tú?"
(Luis Cernuda)
Nos sorprendía el alba
en el refugio de letras perdidas,
aquellos muros abrigados de anaquel,
libros en la mecedora de bambú.

Con insobornable fidelidad
acompañaba mis desvelos de poeta,
acercaba su mano de mate amargo
a la mía de pluma embelesada.

Éramos flama y resina,
escribir, el hálito ciego.
Lo seducía... y sus letras azules
desfloraban el níveo y casto papel.

Hoy, nostálgica, exhumo
de aquellas noches de placer
lo que ayer no comprendía:
estábamos haciendo el amor...



maria Valente

CONFUSIÓN

Entrelaza la vida terrena
dogal de lirios y zarzas,
huracán de pasiones la excitan,
de amores serenos goza el arrullo.

Abriga utopías de cielos distantes,
se solaza tras la reja del claustro.
Sempiterna confusión agota los sueños,
aletarga la pluma y calla al poeta.

En titánica lucha se traban
alegrías y llantos eternos,
la existencia del hombre finito
doliente y colosal Campo de Marte.

maria Valente
ABANDONO

Besos de piel,
libación de alientos.
(Sudario de seda exudando mixtura)
Los ojos pronuncian
discursos febriles.

Invaden la alcoba
aromas de nardos.
(La noche mira por el cristal desnudo)
Carillón sin horas,
placidez de luna.

Brota la luz difusa
del amanecer impío.
(Taja el silencio intacto un visceral gemido)
En el lado vacío del lecho,
las manos suplican consuelo.
maria Valente

sábado, 23 de mayo de 2009


CEGUERA.

Cegada en el delirio,
abandoné de mis penas el refugio
tras tus felonas candilejas,
exóticas galaxias de palabras.

Eterno estigma
de tus labios impacientes,
perfume de tu piel en mi memoria,
mixturas de tomillo y de laurel.

¡Santificada la ceguera padecida!
se alivianó el peso de los años,
ultra mares jineteando un arcoiris,
alondras los poemas en volandas.

El regreso de la infausta luz
sujetó el desvarío desbocado,
emergió tu imagen verdadera:
vulgar espantajo de caireles.


Maria Valente

CANDADOS
Los candados en el alma, en el pensamiento o en el corazón, sólo...

Callan la pasión,
Ahuyentan el amor,
Niegan el futuro,
Duermen los sentidos,
Agrandan los temores,
Destruyen la esperanza,
Obligan al olvido,
Simulan fortaleza.

Maria Valente

EL TIEMPO

Cautivante, perdida juventud,
condena de brutal desilusión
por los amores sin ronda.
En los caminos del tiempo,
andrajos de sueños yacen.
Inmutables centinelas neronianos.

El ansia busca cautivar la luz,
fundir las sombras del ocaso.
Subyugar la peregrina estrella
al claustro de los recuerdos.
La claridad, deshiela los temores
en la noche de la senectud.

maria Valente

CALENDARIO

Retales de finita juventud,
martirio de existencia proverbial.
Del amor, la quietud,
un efugio abismal;
reposan los andrajos de mis sueños
en libre concesión de mis empeños.
Desterrada la noche
al radiante claror,
irrebatible y misterioso broche
a la memoria en su cubil rector.
¡Basta al miedo letal
de la cruel senectud!

MaríaValente


ATLÁNTICO SUR

“Las Islas Malvinas son Argentinas”


Ocaso de metales,
soberbio cargamento de rubíes
ruboriza al verdemar.

Expone El Supremo
ciclópeo mural fugaz,
del Goya la mano eximia.

Avanza posesa la noche
incitando estrellas
a invadir el cenit.

Salino sabor
los labios engaña,
enredo de llanto y mar.

De corsarios voraces
los grilletes de hielo,
Malvinas, el sol ha de fundir.

Maria Valente

ANSIAS

Ansiosa, busco retener el brillo
para encender las sombras.
Cautivo la peregrina estrella
en la clausura de los recuerdos.
Su claridad, desvanecerá los miedos
en la eterna noche de mi soledad.


mariaValente

sábado, 25 de abril de 2009


VERSOS SIN DUEÑO

(Redondillas)


Son mis versos insistentes,
muestra infausta de locura
do perdí toda mesura,
en torbellinos furentes.

Con la vida en mil pedazos
cada noche sueño, fiel,
las caricias de tu piel
sin temor a los zarpazos.

El averno tu presencia,
a la luz del abandono
-hoy no sé si te perdono-
es mi sepulcro tu ausencia.

La mentira de tus labios,
cruel engaño repugnante,
fue perjurio lacerante
y me quedan los resabios.

¡Este amor es un misterio!
No me aflige tu puñal,
hecho infiel, casi brutal.
Tu palabra es mi cauterio.

Triste noche del espanto,
la trivial codicia infame,
de tu piel puso un reclame
y causó mi desencanto.

Sólo pido que destruyas
tantas letras sin sentido
a un amor envejecido,
porque nunca fueron tuyas.

Maria Valente

EL OCTUBRE DE ALFONSINA

(Humilde homenaje a la gran Alfonsina Storni, en el mes que decidió ser libre...)
Palabras de sus poemas: “Tu me quieres blanca” / “Duerme tranquilo” / “Dulce tortura” / “La inquietud del rosal” / “Así” / “Si la muerte quisiera” / “Alma desnuda” / “Hombre pequeñito” / “Dolor”.


Entre la duda y el cansancio
en el fatal destino de vivir,
impaciente por ver a la muerte,
con mochila de sueños entrabas al mar.

Hombre necio, acusa Sor Juana,
quien
por las alcobas perdiera su alma,
deseaba que fueras
de espumas y nácar,
ya no
duerme tranquilo, Dios no lo perdonó.

Prisionera del verbo, poeta sin fin,
precipitadamente consumiste tu savia
concibiendo poemas, cual
dulce tortura,
irremediablemente como
la inquietud del rosal.
Has pasado tus días
gimiendo, llorando, soñando,
descansa, Alfonsina, que Octubre llegó.

Imploraban tus versos
si la muerte quisiera...
se cumplió tu deseo y
coronada de mirtos,
dejó que marcharas hacia el nuevo sendero
¡Quién pudiera traerte a la vida! y así fuera
que tus manos se vean
bellamente cubiertas
por capullos de rosas y por rosas abiertas.

Dejabas, en letras sublimes, tu
alma desnuda,
con voces de vida, clamando la muerte
y aquél que llamaras
hombre pequeñito,
tu grito de amor jamás comprendió.

En barca de nubes vas hoy por el mundo,
desde aquella
tarde divina de octubre,
en que
la arena de oro y las aguas verdes
y los cielos puros
te vieran pasar.


mariaValente

ACOTACIONES (para una) ESQUIZOFRENIA

“Acotaciones” es la réplica a “Esquizofrenia”, un poema de Diana Gioia, mi maestra en el Taller Literario “Metáfora”, Valencia, España, 2005.


ACOTACIONES (para una) ESQUIZOFRENIA
(mariaValente) ....................... (Diana Gioia)

Cautivas y fustigas todo a un tiempo
Esclavizas sus sentidos mientras vas
Me dices la verdad cuando me engañas
Simulando tus temores, viviendo
Y sueñas con mi amor en otra fémina
Quimeras de Donjuan.
Me muestras tu desdén cuando me amas
Ultraje inmerecido que le haces,
Me quieres cuando dices que me odias
Inducido por tus dudas, escudado en
Te ríes por debajo de las lágrimas
Zorrerías de payaso.

Desdeñas mis caricias si te quedas
Ofendes su piel con tu desaire,
Persigues mi cariño si te marchas
Fatigas su paciencia con tus
Das celos cuando estoy a tu merced
Raptos de locura.

Te encelas cuando huyo de tu almohada
Elipse de machista pues
Y sientes que tu hombría se engrandece
No puedes con tu ego,
En esta esquizofrenia que me mata.
Insensato y
Arrogante!...



DEIXIS


HOY paraliza la pluma
el ultraje de su olvido.
Las letras no tienen musa:
es un temor compulsivo
hasta tornarse cretino.
El arrebato se muda,
surge la mente perversa.

AYER brindó la bravura
de sus versos en volandas.
Sin temores, casi augusta,
regaló letras profanas,
complaciente y abnegada;
supo entregarle sin culpa
de su pecho la tibieza.

MAÑANA será el silencio
firme custodia y esclusa,
y el mutismo su cauterio.
Rimas veladas por brumas,
epitafio de su tumba.
Él pagará un duro apremio
por ofensa tan infame.

SIEMPRE resiste el castigo
en un bastión de fracasos,
mientras busca en el abismo
esos versos oxidados;
vagará como un andrajo,
sin conforte y sin sentido,
al querer unir retales.


mariaValente

miércoles, 8 de abril de 2009





ATLÁNTICO SUR
“Las Islas Malvinas son Argentinas”


Ocaso de metales,
soberbio cargamento de rubíes
ruboriza al verdemar.

Expone El Supremo
ciclópeo mural fugaz,
del Goya la mano eximia.

Avanza posesa la noche
incitando estrellas
a invadir el cenit.

Salino sabor
los labios engaña,
enredo de llanto y mar.

De corsarios voraces
los grilletes de hielo,
Malvinas, el sol ha de fundir.


mariaValente



miércoles, 1 de abril de 2009

(foto:Puerto de Buenos Aires)

AL RIO DE LA PLATA (Argentina)

Matriz de esperanzas y decepciones,

amniótico latino Río de La Plata,
me acunas sin anuencia,
te hostilizo y enfurezco.

Raudas bajo mis pies las avenidas,
llevan a tu ribera mi abrazo.
Ocultas la luna donde desfloras al mar,
entregas al alba un cinabrio sol naciente.

Dársena sureña, puerto de Buenos Aires,
refugio del inmigrante afanoso
buscador de tregua en ignotas aldeas;
atrio del Atlántico, río de unitaria orilla.

Calina ligera sobre tus aguas quietas,
“apagado, brumoso, desolante y sombrío”
musitan las letras de la gran Alfonsina.
Tu calma, de Heráclito la tesis desmiente.

mariaValente

martes, 24 de marzo de 2009


AMARRAS.

Un día soltaré amarras,
ahuecaré las velas
y sobre un mar de lágrimas,
con el faro de un lucero,
abandonaré el puerto de mis penas.

Pero sigo aquí en el muelle,
como restos de un naufragio,
encallada en mis angustias.
Buenos Aires, útero eternal,
ancladero de sueños imposibles.

Cuando despierte lejos un día,
diré tu nombre en un tango,
himno profano de los suburbios,
aún en tierras de coplas extrañas.
Siempre serás mi canción.

mariaValente

viernes, 20 de marzo de 2009


AMOR DE LA LAGUNA


Amor de la laguna, mi afán por ti no cesa.
No trates de eludirme; concédele a mi piel,
rendida y destrozada, sentir tu boca infiel.
Aguzo mis sentidos en lucha tan aviesa.

Apáticas razones mi lógica profesa,
en lúgubre refugio resisto tu arancel;
porfiado desacierto, soñar con aguamiel.
Amor de la laguna, por ti seré confesa.

Jirones de mi alma lesionan los caminos
agrestes de tu otero, detrás de una utopía,
facsímil de Cervantes, luché con sus molinos.

Confusa voz del Sancho, terribles desatinos,
condena perdurable, febril quijotería.
Jirones de mi alma verás en los espinos.

mariaValente

jueves, 19 de marzo de 2009

AMANTES
(soneto)

Imagino vivir esa quimera:
en locura de añil tus amapolas,
con el sol desflorando las corolas,
cual tu boca feroz y lisonjera.

Seguiré, junto al puerto prisionera,
sin valor para estar contigo a solas;
mis otoños detestan las cabriolas.
Turbación de beber tu primavera.

En volandas, mis versos principiantes,
atraviesan el claustro del recato.
Violador de los límites reinantes.

Nunca más esas noches agobiantes
de un soneto romántico, nonato
con hipérbatos, áncoras de amantes.

mariaValente